Tío Pepe en La Viña, Enero: Poda Vara y Pulgar

Tras haber visto cómo se prepara la cepa durante cuatro años con la Poda de Formación, pasamos a la poda tradicional jerezana, la poda de “Vara y Pulgar”. Con la cepa ya formada, tendremos que realizar este tipo de poda en algunos casos, hasta llegar a los treinta años de vida de la cepa. José Manuel Harana, Jefe de Viñas nos vuelve a explicar en la práctica, la poda paso a paso en este vídeo. Deja tus comentarios o preguntas.

Ver pasos anteriores en la viña:

Poda de Formación

Aserpiado, mes de Septiembre

 

 

Tío Pepe en La Viña, Enero: Poda de Formación

Tras el último post en el mes de septiembre, donde explicábamos el Aserpiado, el siguiente paso destacado en la vida del viñedo será La Poda. Seguimos de la mano de José Manuel Harana, Jefe de Viñas de Tío Pepe. En el mes de Enero siempre es fecha de poda, de “renovación de madera” como nos detalla José Manuel Harana. En esta ocasión, vamos a explicar la poda desde su principio de formación hasta que el viñedo esté listo para la poda tradicional jerezana llamada “Vara y Pulgar” y para esto habrán pasado cuatro años.

 

¿Cuál es el origen de la Tapa?

La gastronomía sevillana en los Siglos XIX y XX, el germen de la Tapa.

Nuestra historia comienza tras la crisis del S.XVII causada por la pérdida de las colonias americanas, en este momento, la nobleza se trasladó a Madrid y la burguesía terrateniente viaja de los pueblos a la ciudad con un incipiente capitalismo agrario. Aparecen los viajeros de turismo urbano con interés por las fiestas y el tipismo. Sevilla sufre transformaciones urbanísticas importantes como el derribo de las murallas, llegada del ferrocarril, reforma de la ría y el puerto, puente de Isabel II (Triana) y así un largo etcetera. La ciudad seguía compartimentada por oficios y categorías sociales. Hacia el interior de la Ronda de Capuchinos estaban los almacenes comerciales; entre Sierpes y Catedral, oficinas y bancos desde Francos a Encarnación, Catedral y Puerta de Triana, pasando por Cuna, Sierpes y O’Donell, el comercio al por menor especializado; en la calle Feria y alrededores, un comercio de menor envergadura, auxiliares y jornaleros, en el barrio de San Vicente, desde la calle Palmas (Jesús del Gran Poder) en dirección al río, se empezaba a asentar la aristocracia. La vida recreativa se concentraba en el centro entre Campana y Catedral. Fábricas de orozuz y jabón, fundición de Portillo y fábrica de loza de la Cartuja. Sevilla era una ciudad de servicios, un gran centro distribuidor al que acudían industriales y comerciantes madrileños y catalanes para vender sus productos, en tanto que los comerciantes de los pueblos, venían a comprar sus mercancías. En esos momentos Sevilla ya tenía cuatrocientas cuarenta y seis tabernas y treinta y seis entre restaurantes, fondas, cafés, cervecerías, tabernas y algunos casinos.

Las fronteras entre tabernas, bodegas, botillerías, colmaos y tiendas de ultramarinos con trastienda no estaban, sin embargo, muy claras . Las había con solería o cubiertas de albero, con trastienda o sin ella, luciendo sus empolvadas botellas en gastados anaqueles y pulidos escaparates o guardándolas, por el contrario, apiladas. Pero fueran como fuesen, lo importante es que sólo ellas permitían a los parroquianos hablarse de tú a tú delante de un vaso de vino. Ese ha sido el mérito y el riesgo de la taberna, desde aquellos ejemplares romanos donde por vez primera se consumió vino en lugar distinto de donde se producía. Quien a ellas acudía podía ser tratado como un igual y debía compartir mesas y bancos, donde los hubiera, con el resto de los clientes. Unas mesas y unos bancos que eran, por cierto, muy recientes, pues no fue hasta 1795 que se autorizó su instalación y la posibilidad de comer en ellas comida fría o frita, pero nunca guisada.

Los hoteles adquirieron merecida fama gastronómica en la ciudad, pero a mediados del XIX sólo algunos tenían comedor de categoría: el Madrid, que desde mitad de siglo tuvo buen restaurante, el de París, el Oriente y años después el de Londres. El Gran Café y Restaurante Universal, uno de los más lujosos de la época, cifraba la clave de su prestigio en su comparación con aquellos.

En la última treintena del siglo XIX la ciudad sufre un rápido crecimiento en restaurantes, cafés y como novedad, a principios del siglo XX la aparición de catorce cervecerías y diez casas de comida todas ellas en manos de forasteros. El acaparamiento del negocio estaban en pocas manos de un buen número de locales, sobre todo en sociedades, y la movilidad de éstas. Los dueños de los cafés lo eran, a su vez, de restaurantes, hoteles, cervecerías e incluso de fábricas de cerveza.

Los restaurantes, cafés y hoteles se concentran en tres calles y tres plazas: Sierpes, Tetuán, Rioja y bocacalles, Plaza de la Magdalena, la Campana y San Fernando (plaza Infanta Isabel, República Federal, Libertad y Nueva). Unos pocos cerca de las estaciones de ferrocarril, de los mercados y de zonas industriales. Las tabernas estaban salpicadas por barrios y arrabales.

Siglo XX migración del campo a la ciudad industrial, los nuevos clientes.

En la primera veintena del siglo XX Sevilla sufre uno de los mayores crecimientos poblacionales de su historia superando los dos cientos cincuenta mil habitantes y congregando más forasteros que en otros sitios de España. La ciudad de nuevo se adapta a su nueva situación con reformas urbanísticas, se remodela el barrio de Santa Cruz, se construye el Matadero Municipal, los mercados del Postigo del Aceite y de Entradores (hoy mercado de Artesanos y del Arenal). Sevilla seguía siendo el centro redistribuidor al que acudían viajantes y labradores. Los inmigrantes del campo eran una nueva clientela, iban a establecimientos baratos: tabernas, cervecerías y cafés económicos (desde 1914).

Mitos sobre el origen de la tapa:

Mito 1. Alfonso X el Sabio. Se dice que el rey estaba aquejado de una enfermedad que le obligaba a beber varios vasos de vino a lo largo del día. Con la intención de paliar el consumo de vino, el monarca empezó a comer pequeñas porciones de comida, aperitivos que posteriormente, una vez se hubo recuperado, ordenó que se vendieran en las tabernas y casas de comida de Castilla acompañadas por un vasito de vino.

Mito 2. Durante la Guerra Civil Española. Surge ante la necesidad de alimentarse con pequeños aperitivos para eliminar el hambre, muy presente en aquellos años. En aquel momento la tapa podía ser desde un mendrugo de pan hasta un poco de embutido, pero siempre se consumía en pequeñas cantidades.

Mito 3. Fue el rey Alfonso XIII el que, en una visita a la venta El Ventorrillo del Chato (entre Cádiz y San Fernando), dio origen a la tapa: pidió una copa de vino y se levantó una ventisca que invadió la venta. Para evitar que el polvo y los insectos entraran en la bebida, el camarero puso encima de la copa del rey una loncha de jamón a modo de “tapa”. La idea gustó tanto al monarca que repitió.

Posibles orígenes de la tapa:

La costumbre de abrir el apetito con diversos manjares antes de la comida principal forma parte de la tradición gastronómica de árabes y judíos, pueblos que dejaron una gran impronta culinaria en nuestro país. También que en el siglo XVII se llamaba “tapa” (del francés étape) al alimento ofrecido a las tropas militares en aquellos lugares por donde pasaban.

Cervantes cuenta cómo Don Quijote y Sancho Panza meriendan con unos peregrinos que venían bien proveídos, a lo menos de cosas incitativas que llaman a la sed a dos leguas. Estos “incitativos” o “llamativos” eran normalmente queso, aceitunas, frutos secos y embutidos como la cecina, alimentos que por ser salados o picantes despertaban la sed, igual que el “avisillo” (un puñado de sal) que Quevedo describe como «bueno para beber» en Vida del Buscón. De ahí a la tapa, banderilla o pintxo quedaba bien poco.

La primera aparición de la palabra ‘tapa’ es en la edición del Diccionario de la RAE de 1939 (16ª) : ruedas de embutido o lonjas finas de jamón que sirven en los colmados y tabernas colocadas sobre las cañas y chatos de vino y en la de 1956 (18ª) asigna la palabra ‘tapa’ como un andalucismo. Es en la edición del diccionario de 1970(19ª) donde desaparece la asignación como andalucista y la coloca como apta en todo el territorio español.Tampoco aparece el concepto culinario de la ‘tapa’ mencionado en las obras y recetarios españoles de antes de los años treinta.

En 1935, el periodista Juan Ferragut decía que “la tapa es un modo distraído de comer sin darse cuenta” y una de las pocas cosas serias que iban quedando en este mundo. Sin duda así era, porque menos de un siglo después las tapas son uno de los pilares de la Marca España en el extranjero y su búsqueda en internet muestra 199 millones de resultados

Antonio Burgos data la invención de la tapa para principios de siglo, cuando, según una anécdota, un cliente del Café Iberia, en la calle Sierpes, esquina Entrecárceles, donde después estuvo el “Círculo de Labradores” mandó a un ordenanza a un bar cercano a por una caña de fino y pidió que le trajera algo con que tapar el vaso, “por ejemplo, una loncha de jamón”, con tan buen fortuna que el invento prosperó hasta convertirse en plaga.


En busca del origen de la Tapa. Descúbrelo tú mismo.

Incluso con esta introducción histórica no tenemos claro cuál es el origen de la tapa española. Te proponemos un trabajo de campo para que lo hagas tú mismo y este es el recorrido que te proponemos para que lo descubras. Haz la ruta preferiblemente acompañado. En cada una de las paradas proponemos un maridaje con uno de nuestros vinos de jerez para que vayas siempre hidratado. Hazlo sin prisa, pero sin pausa y sino déjate llevar y contacta con nosotros para que te lo organicemos.

11:15 – Casa Moreno – Ejemplo único de las tiendas de ultramarinos antiguas donde se empiezan a servir tapas. Francisco Moreno y Emilio Vara, el camarero más querido de la ciudad.

  • Tio Pepe con jamón, chorizo picante, cabrales

12:00 – Bodega Morales – Ejemplo de bodegas abiertas por manchegos que querían vender sus vinos en Sevilla.

  • Viña AB con alcachofas + berza gaditana

13:00 – Bodeguita Romero – Bar familiar que gana su fama por el montadito de pringá, una de las primeras tapas. Pedro Romero es amante del Palo Cortado y hace las mejores “papas aliñás” de Sevilla. Alejandro, es la nueva generación al frente y al que le apasionan los vinos de Jerez.

  • Leonor con montadito de pringá y Alfonso con carrillada

14:00 – Tomamojama – Colmao del s.XXI – nuevo modelo de abacería, con especialidad en vinos de Jerez y atún, que mantiene la posibilidad de tapear salazones 2.0 (entre crudo y curado).

  • Tio Pepe con semi salazones de mojama, bonito y hueva de mújol (lisa salvaje) + mejillón con espuma de escabeche + ensaladilla con hueva de maruca y mojama rallada.

15:00 – La Azotea (calle Zaragoza) – Exponente de la tapa de vanguardia. Hacen cocina con productos de primera calidad innovando en las recetas con ingredientes de otras tradiciones gastronómicas, pero sin exceso de técnicas modernas como aires o espumas, manteniendo unas tapas que se entiendan y muestren el producto lo más natural posible.

  • Apóstoles con foie casero con confitura de frutas, pastel de ortiguillas, Noé con coulant de chocolate.

 

 

Fuentes:

Isabel González Turmo, Sevilla banquetes, tapas, cartas, y menús, 1863-1995

 

Aldara Arias de Saavedra

Guide Manager

sevilla.mimofood.com

¿Que es Vinograma?

La historia de González Byass bebida y contada.

Es una experiencia donde los tiempos no los marcan los vinos, los tiempos, los marcan distintas escenas de la historia de González Byass. En vinograma se pueden vivir momentos álgidos como la fundación de la compañía, primeras expansiones internacionales, momentos dramáticos como la llegada de la Filoxera, II Guerra Mundial, cada trozo de nuestra historia han estado combinados con un vino especial. En esta cata, los vinos han sido transmisores de sensaciones. Ha tenido lugar durante nuestro último Sherry Master, en un marco único, en la Mezquita, del Real Alcazar de Jerez. Las sensaciones y emociones en esta cata teatralizada han sido muchas, pero hemos vivido un momento único cuando nuestro enólogo, Antonio Flores se abraza al fundador, Manuel María y a Tío Pepe.

 

 

 

 

 

Campaña publicitaria ConTioPepealFutbol.com

Desde Tío Pepe hemos puesto en marcha una campaña publicitaria llamada “Con Tío Pepe al Fútbol”. Durante la campaña se sortearán varios premios para animar a la afición del Xerez Deportivo FC a acudir al campo. Con esta acción queremos contribuir con diez entradas dobles. Las entradas dobles se pueden conseguir en www.contiopepealfutbol.com mediante un rasca digital, igualmente por cada jornada que el equipo juegue en casa se sorteará un premio especial que consistirá en una entrada doble más una camiseta del equipo. Además, entre todos los participantes se sorteará mensualmente, una visita doble a la bodega de Jerez con degustación incluida. La campaña comenzará el trece de noviembre y finalizará el veinte de Mayo del 2018 cubriendo así toda la liga.

¡Recuerda! si quieres ir al fútbol con Tío Pepe entra en www.contiopepealfutbol.com.

Celebra la Sherry Week 2017 con Tío Pepe

Celebra la Sherry Week con nosotros únete a la cata en directo con Antonio Flores, Master Blender de González Byass. Participa en las catas Online: martes 7 de noviembre, 8:30 p.m. inglés-español, 10:00 p. m. Español, o el miércoles 8 de noviembre a las 9 a.m.

Puedes seguir la cata en directo a través de nuestro Facebook Live en nuestra página internacional www.facebook.com/tiopepewine. Y puedes comentar en Facebook o Twitter con #sherryweektiopepe.

Concurso de notas de cata

¡Twittea tus notas de cata a través de #sherryweektiopepe. La mejor nota de cata, seleccionada por Antonio Flores, ganará un set completo de la Colección Las Palmas 2017.

 

Fino La Cala, la apuesta de González Byass y La Cala de Albert Adrià

Intensas y emotivas sesiones de cata y selección en Bodega “a pie de bota” protagonizadas por Antonio Flores, master blender de González Byass y el Mejor enólogo de vinos generosos del mundo, y el equipo de La Cala de Albert Adrià, uno de los chefs españoles más influyentes de los últimos tiempos, han dado como resultado Fino La Cala, un vino de Jerez que evoca el tradicional “aperitivo” entendido desde el respeto a la tradición, pero con salpicones de creatividad y, sobre todo, pasión.

Fino La Cala posee un marcado carácter cosmopolita y guarda la esencia del vino de Jerez. Es el fruto del “cabeceo” de finos procedentes de las soleras de González Byass. Desde la impronta vigorosa de los “sobretablas” a la riqueza del Fino con toques de vanguardia en busca del aperitivo jerezano perfecto.

Limpio, brillante y de intenso color oro con toques verdosos, La Cala posee una nariz punzante y fina, con claros recuerdos a levadura, almendras, mar y algas secas. En boca resulta extremadamente amable, ligero y fresco con un rico final amargo y salino perfecto para acompañar la propuesta gastronómica de La Cala de Albert Adrià basada en la fusión entre el aperitivo, la tapa y la conserva.

📝Publicado el 24 de marzo de 2017

 

📸 Todas las fotografías de la presentación

📦Quiero comprar Fino La Cala

 

Sherry Revolution, la Revolución con sentido

Había llegado temprano a Londres, me registré en el hotel y estuve tentado de cenar en mi habitación. Estábamos a finales de marzo y, por increíble que pareciera, la tarde era demasiado buena para pasarla repasando itinerarios, reuniones y catas que me esperaban durante siete exhaustivos días  en los que recorrería, junto a mis vinos, el Reino Unido, desde Dover hasta Edimburgo. La tarde era mía y no pensaba desaprovecharla.

Bajé por Pentoville Road hasta una pequeña placita en Rengent Quarter.  Allí estaba mi destino, un pequeño local, Pepito Bar, donde esperaba sentirme protegido de la gran Metrópoli que a esas horas de la tarde rugía como una fiera a punto de devorarme.

Fotografía: sherrywine.es 

El local era pequeño, coqueto, entrañable, sin faltarle cierto aire de modernidad y diseño. En todos sus rincones se respiraba Jerez. Las botellas perfectamente alineadas mostraban toda la riqueza de nuestros vinos: finos, manzanillas, amontillados, palos cortados, olorosos y dulces. Sin dudarlo, me senté en un extremo de la pequeña barra y pedí al chico pelirrojo, que en la trastienda cortaba raciones de jamón con la precisión de un cirujano, “a glass of Tío Pepe, please”. Llegó frío, apetecible, con pequeñas gotitas de condensación que acariciaban el cáliz y se deslizaban lentamente por el tallo hasta el pie de la copa. La acerqué a mi nariz con la rutina de un catador profesional, casi involuntariamente y, en ese instante, una oleada de sal y flor me inundó. El primer sorbo fue corto y directo como un latigazo restallando en mi boca para recorrer lentamente mi garganta dejando un rastro seco, sápido, largo y reconfortante que me hizo sentir seguro y tranquilo, como si estuviera venenciando en La Constancia, la bodega donde comenzó todo.

“Pepito” empezó a llenarse poco a poco, como se rocía una bota, mientras los “londoners” acababan su jornada laboral e inundaban de alegría “La City”. El camarero pelirrojo, con pintas de zaguero de la selección inglesa de rugby, no paraba de servir, detrás de la barra, olorosos, amontillados, palos cortados, con sus nombres y apellidos, Alfonso, Leonor,… acompañando a platitos con jamón, queso payoyo, tortas del Casar, anchoas, alcaparras y más vino, Solera, Tío Pepe en Rama…….Y detrás, las preguntas que me asaltan y emocionan: ¿Qué hay detrás de cada copa de Tío Pepe? ¿Qué ha llevado ha esta gente joven, moderna, sofisticada y profesional, a disfrutar con nuestros vinos?

Las respuestas: honestidad y verdad. Dos palabras sobre las que Jerez ha basado su resurgimiento y que no deberá olvidar nunca. La búsqueda del origen en nuestra tierra, blanca y generosa, como una madre que nos vincula en el tiempo y en el espacio. El trabajo en la bodega, lento, pausado, minucioso y preciso. El ejemplo de los hombres que creyeron, creen y hacen nuestro vino, trabajadores de la viña, toneleros, arrumbadores, capataces, enólogos, vendedores, formadores. Las familias que, generación tras generación, han apostado por un negocio que ha pasado por innumerables vicisitudes y que no han abandonado. Cuánto me acordé de Manuel González-Gordon, de su hijo Mauricio González Díez y de mi padre. ¡¡Cómo hubieran disfrutado!! Pedí una segunda copa y brindé por ellos. Y esa revolución fue calando en Londres, Nueva York, San Francisco, Tokyo y Shangai para darle la vuelta al mundo de la mano de los grandes chefs y sumilleres que hicieron de nuestros vinos el complemento indispensable de la cocina internacional, para volver a España, a Madrid, a Sevilla, como los vinos de ida y vuelta, mejores, con más fuerza.

Y allí estaba yo, absorto en mis pensamientos y disfrutando de toda la flor y toda la vida que me ofrecía esa copa de Tío Pepe que, sorbo a sorbo, menguaba en mi mano -¡a dos mil doscientos setenta y tres kilómetros de la bodega!- cuando dos chicas que no llegaban a los treinta, entre risas y empujones, gritaron: “¡¡Two glasses of Viña AB, please!!”. Me dio un vuelco el corazón, habían pedido mi vino. Me presenté, pedí otra copa para mí, brindé con ellas -“¡¡Cheers!!”-, las invité, estaba feliz. Salí a la plaza, casi no cabía un alfiler. Los primeros acordes de un grupo de rock atronaron en la plaza. King´s Cross tembló, allí estaba la Sherry Revolution levantando su copa. Allí estaba la revolución necesaria, la revolución con sentido.

Antonio Flores Pedregosa

Enólogo y Master Blender de González Byass

Tío Pepe en La Viña, septiembre: Aserpiado

Comenzamos una nueva serie en nuestro Blog, “Tío Pepe en la Viña” donde queremos compartir con todos vosotros los momentos más relevantes del viñedo, de la mano de José Manuel Harana, Coordinador de Viña y el alma mater de nuestros viñedos.

Con el trabajan Manuel Delgado, ingeniero agrónomo que ha sido el último “fichaje” de este departamento. Ambos son dirigidos por Salvador Guimerá que es Director de Producción y la cabeza pensante para conseguir los mejores resultados en los viñedos de González Byass. El cuidado y seguimiento que tiene José Manuel Harana con el viñedo no tiene límites, durante las mañanas, sigue cepa a cepa y liño a liño el devenir del tiempo, lluvia, sol, etc aunque también nos ha reconocido que alguna tarde, ya fuera de su horario de trabajo, viene a pasear por los viñedos a “echarles un ojo”.

En este primer post nos encontramos ya en el mes de Septiembre, y a la viña le toca prepararse para las ansiadas lluvias de estos meses. El Aserpiado o aserpia es la técnica que se lleva a cabo inmediatamente después de la vendimia, en los meses de septiembre u octubre, cuanto antes se haga mejor. Consiste en hacer unos caballetes con unos ochenta centímetros de distancia. Una de sus funciones es retener el agua de lluvia, con la intención de que el agua se concentre y la tierra albariza pueda absorver toda la lluvia posible. Otra función es frenar las “escorrentías”, que es trasladar las tierras de la parte alta a la inferior del viñedo. Sino hacemos esta función, las zonas bajas quedarán muy subidas de tierra y los altos muy descubiertos, con lo cual sería un problema para el viñedo a largo plazo. Tenemos que cuidar nuestras viñas, que llegarán a tener una vida de hasta treinta y cinco años.

Sherry Master 2017, los protagonistas: Mugaritz y Vinograma

Con más de 50 participantes, la 5ª edición del Sherrymaster 2017 ha sido una experiencia inolvidable.

La viña como el origen y la razón de ser, labores de injerto, poda y el ya escaso “soleo” de la Pedro Ximénez  en el almijar de Carrascal, así arrancó la mañana que luego dio paso al conjunto monumental de las Bodegas en el centro de la ciudad. Su historia plasmada en miles de legajos, libros y escritos que custodia con celo la Fundación González Byass en sus archivos históricos que acogieron al entusiasta grupo de Sherry Master en la primera jornada.

Andoni Luis Aduritz junto con Guillermo Cruz y Dani Lasa, construyeron un diálogo en la sala de catas en torno a la investigación, la curiosidad y la innovación,  presentaron “Un bocado de Flor”, las levaduras responsables del milagro del vino vivo, llevadas con maestría y sencillez al plato. Mugaritz en es estado puro en perfecta armonía con vinos únicos.

Andoni Luis Aduritz, Chef de Mugaritz.

 

Guillermo Cruz, Head Sommelier de Mugaritz catando “Tío Pancho Romano”, Pedro Ximénez con más de 200 años. 

 

Andoni, nos demostró como comer y catar con cualquier parte del cuerpo 👌

 

Antonio Flores, Guillermo Cruz, Dani Lasa, José Manuel López y Andoni Luis Aduriz compusieron esta experiencia Sherry Master

 

Gabriel González Gordon, Consejero de González Byas entrega una añada especial a Andoni Luis.

 

Brioche de Aceitunas y Flor de Jerez. El Velo del jerez creado por primera vez fuera de la comarca, gracias a los trabajos de microbiología en Mugaritz. Maridaje: Una Palma

Cordero. Recreación de la piel de cordero asado con un mochi, carne de cordero suflada que crea una textura muy similar a la de la piel de cordero asado. Maridaje: Amontillado Cuatro Palmas.

Sopa de Ajo (Baratzuri zopa). Sabores de siempre con texturas insólitas, una reinterpretación de la tradicional sopa de ajo negro y la técnica de cal que utiliza Mugaritz. Maridaje: Palo Cortado Añada 1987

Cebolla Trebon (Ozú Très bon). Plato de producto que hace de la cebolla el elemento principal después de confitarla durante cuatro días y marinarla durante otros dos en palo cortado. En tempura y con caldo. Maridaje: Palo cortado incorporado al plato. 

 

Javier Muñoz, sherry master y gran defensor del mercado y  la autenticidad, lo dio todo en un recorrido gastronómico por Jerez de lujo en su restaurante de La Carboná. Aquí tenéis la galería fotográfica completa.

La cata en “V” de los vinos de González Byass  se ha convertido en un referente y es que resulta de máximo interés y sumamente didáctica para entender la rica complejidad de este vino trimilenario, máxime cuando la dirige Antonio Flores con su pasión, su maestría y su profesionalidad.

Jerez celebra estos días las Fiestas de la Vendimia y en el Sherry Master 2017, tuvimos ocasión de experimentar las sensaciones de la “pisa”, ritmo, decisión y cierto esfuerzo para estrujar los granos de la palomino fino hasta conseguir el ansiado mosto. Ceremonia participativa y muy divertida que muchos guardarán en su memoria para siempre.

📸 Aquí tenéis todas las fotografías del primer día de Sherry Master

La segunda jornada del Sherrymaster arrancó con una cita inédita, un concepto novedoso que unió la escena más cuidada con una selección de vinos de Jerez única e irrepetible. En esta  cata, que se denominó “Vinograma; La historia de González Byass bebida y contada”, los tiempos no los marcaron los vinos seleccionados con mimo por Antonio Flores, fue la historia de esta Casa la que fue guiando esta experiencia emocionante. Varias escenas que marcaron hitos importantes en los casi 200 años de historia de la Bodega, desde la fundación a los primeros embarques, pasando por momentos dramáticos como la llegada de la filoxera o la cruenta guerra mundial. Todo escenificado con pasión y desgarro por la compañía De ida y Vuelta y dirigido una vez más por @hacedordevinos de manera sublime. El tiempo se detuvo en varias ocasiones y las emociones se dejaron ver en el marco histórico de la Mezquita del Alcázar de la Ciudad. Vinograma, una experiencia inédita que a nadie dejó indiferente, reconfirmando la grandeza de los vinos de Jerez.

La puerta de la Solera Fundacional de Tío Pepe, frente a la Catedral de Jerez se abrió como cada año para dar la bienvenida a los Sherry Master que, en esta última jornada, pudieron catar “a pie de bota”. Venencia en mano, Claudio, arrumbador de la Casa desde hace décadas mostró faenas tan bonitas con “la saca y el rocío” en las soleras en las que cada año se selecciona el Tío Pepe en Rama, luego Antonio nos condujo a la Gran Bodega en cuya segunda planta, evolucionan  hasta el sumun los Finos Palmas o los Amontillados más nobles. Una cata que abre en canal la bodega, que muestra el porqué y el misterio de vinos como Viña AB, Cuatro Palmas o Palo Cortado Leonor, vinos que aquí llamamos “de pañuelo”.

Con las emociones a flor de piel, el Sherry Master concluyó con la  entrega de diplomas en el almuerzo de clausura y con la sensación de haber vivido cosas muy grandes y haber creado una hermandad entre los participantes, verdaderos artífices de esta cita anual, en torno al vino de Jerez que, seguro, seguirá para siempre.

 

Hasta la próxima vendimia!

José Argudo, Global Marketing Manager Tío Pepe

 

📸 Aquí tenéis todas las fotografías del primer día de Sherry Master.

📸 Aquí  las fotografías del segundo día de Sherry Master.

📲 Así fue el Sherry Master contado en Tweets.

📲 Instagrameando el Sherry Master.

 

¡Abierta la inscripción para el Sherry Master 2018 y ya quedan pocas plazas!.