¿Qué es un Fino en Rama?

Llegado el momento de embotellar un fino, son habituales los procesos previos de la estabilización y filtración. La estabilización es doble, por un lado el tratamiento en frío del vino, llevándolo a la temperatura de -6%, punto previo a su congelación, para hacer precipitar una serie de componentes presentes en el vino. Esta práctica se realiza para que el consumidor final al enfriar el vino no se encuentre estos precipitados en la botella. Previamente  el vino se trata con clarificantes naturales que arrastran las materias sólidas en suspensión.

La primera diferencia entre un fino en rama y el tradicional comienza aquí, nuestro Tío Pepe en rama no es sometido al proceso de estabilización y es por esto, que en los finos en rama suelen encontrarse ciertas turbideces y pequeñas partículas  que no son más que cristales de bitartrato potásico y levaduras que el vino contiene naturalmente.

Ahora viene la segunda diferencia, la filtración del vino cuyo objetivo es eliminar las pequeñas partículas sólidas en suspensión para dejarlo limpio y brillante. Tío Pepe en Rama no esta filtrado siendo un fino que se embotella tal y como se encuentra en la bota para poderlo disfrutar con todo su potencial aromático y gustativo.

Claudio, en el proceso de trasiego con filtrado.

El Alma del Tío Pepe en Rama

El Tío Pepe en Rama revive esa época en la que José Ángel y Vargas, el Tío Pepe, solía ir con sus amigos a la Bodega, a tomar una copa  directamente de la bota a la copa. Por lo tanto, cuando descorches una botella de Tío Pepe en Rama estarás rememorando ese momento que dio origen al fino más emblemático del mundo, Tío Pepe.

Las notas de cata

Tío Pepe en Rama tiene unas intensas notas de color “oro pajizo”, ligeramente velado,  los aromas a masa de pan fresca y los típicos de crianza biológica que definimos como “punzantes” están muy presentes, las notas salinas y amargas lo dotan de un espectacular final en el paso de boca.

Una “saca” cada año.

El Tío Pepe en Rama presenta cada año, singularidades y notas con matices distintos.

La crianza de los vinos de jerez es una crianza dinámica, gracias al sistema de solera y criaderas por lo tanto hablamos de tener varios años en una misma copa de fino. Tío Pepe en Rama representa esa misma crianza dinámica en un momento concreto, el momento de cada “saca” en la fecha en la que la “flor” está en su máximo esplendor y tras una intensa y cuidada selección en bodega, los aspectos climáticos del año van a influir otorgando cada año unos sutiles matices al vino haciendo que cada edición tenga su propia personalidad y carácter.

Como última indicación, recordaros que Tío Pepe en Rama es un vino apto para veganos.

Nos gustaría que plantearais vuestras dudas o añadierais vuestros comentarios.

👉 Quiero mi Tío Pepe en Rama

¿Quieres recibir todos los posts en tu email?

Inscríbete

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.