Entradas

González Byass lanza la edición 2015 de la Gama “Finos Palmas”

González Byass ha lanzado Finos Palmas 2015, seleccionados este año por el periodista y experto en vino español, Michael Schachner, editor y colaborador de la publicación líder de vinos estadounidense, Wine Enthusiast.

Comentando este año el Cuatro Palmas, el enólogo Antonio Flores, dijo: “Como siempre, el proceso de selección de los vinos ha sido fascinante y fue un privilegio poder contar con la ayuda de Michael Schachner para elegir algunos vinos especialmente destacados que ponen de manifiesto la singular evolución de nuestros mejores finos a través del tiempo”.

La cata tuvo lugar durante una mañana a finales de septiembre en las bodegas González Byass, con los vinos finales para ser embotellados y ofertados esa semana.

Michael Schachner, editor colaborador para España y América del Sur en la revista Wine Enthusiast, comentó: “¡Qué increíble experiencia! Nunca antes había sido invitado por una bodega a participar en la selección del barril o el proceso de mezcla. Por lo general, este es el dominio exclusivo del enólogo, pero en este caso mi voz, la nariz, el paladar y las opiniones fueron tomadas en serio, con mis selecciones yendo muy en consonancia con las de Antonio”.

Y continuó: “Perdí la cuenta en el camino, pero debemos haber probado alrededor de casi 100 barriles para seleccionar nuestros 33 favoritos. Entonces, probamos de nuevo esos barriles a fin de encontrar los mejores lotes… , los vinos que conformaron Una, Dos, Tres y Cuatro Palmas ” .

FINOS PALMAS

Una Palma

Selección de tres barriles (números 10, 78 y 114) de un total de 142 en la que la flor sigue viva, así como la protección de estos vinos de 6 años, originarios de la solera Tío Pepe .

Nota de cata: Color oro pálido con reflejos verdosos. Una nariz intensa, con el sabor picante y la penetración que es característico de los grandes finos, los aromas de la flor dominan acompañada de una nuez de la variedad palomino fino; potente y seco en el paladar, con un acabado de salado, ligeramente amargo.

Dos Palmas

Un vino que ha pasado 8 años en contacto con la flor y que era todavía evidente en la superficie del vino en el momento de la selección.

De las 150 barricas de roble americano en esta solera elegimos sólo dos, los números 18 y 65, para el Dos Palmas 2015.

Nota de cata: Oro brillante con toque verde. Intenso, incisivo y penetrante aroma. Debido a su edad, algunas notas oxidativas son evidentes. En boca es potente, con un toque de untuosidad. Salino, con un toque atractivo de amargura como conviene de un fino de esta edad.

Tres Palmas

Tío Pepe muy viejo, en el que el envejecimiento biológico ha llegado a su límite. Después de 10 años de envejecimiento, sólo unos barriles conservan restos de las levaduras que interactúan tan mágicamente con el vino. Sólo un tonel, de 150 , fue seleccionado para este año Tres Palmas, la bota Nº 9 .

Nota de cata: Color oro viejo, con algunos toques de verde. Nariz muy intensa, muy aromática y penetrante, toques de roble cada vez más evidentes y los aromas que resultan de la oxidación dominante en la crianza. Armonioso en el paladar, el vino tiene cuerpo pero todavía está seco, elegante y sabroso con un acabado cremoso y largo debido a la autolisis de las levaduras muertas depositadas en la barrica. Según Antonio Flores, “se trata de un vino que camina la línea entre la vida y la muerte; la agonía de la flor” .

Cuatro Palmas

Este amontillado muy viejo representa la capacidad que el Tío Pepe tiene de envejecer y desarrollar con el tiempo, la concentración de la mejor de sus ingredientes crudos para darnos un vino que demuestra la importancia de la selección y clasificación de la bodega – un amontillado sublime e irrepetible, tomado de un solo barril, Nº 3 en esta solera particular que se ha envejeciendo en nuestras bodegas durante 51 años.

Nota de cata: Intenso, color caoba algo oscuro, toques de castaño y un borde verde. Muy intenso en nariz, recordando a madera de cedro, tabaco, hierbas secas y muebles antiguos, lacados. Cuenta con una espectacular estructura en boca y una magnífica acidez, perfectamente integrada en el roble. Una salinidad muy buena en el acabado , con un elegante retrogusto amargo que está impregnado de los orígenes de la edad biológica del vino bajo velo. Rico y lleno con un acabado de inacabable.

Hielos de Tio Pepe

¡Cuando el calor aprieta, apetece enfriar, e incluso combinar, nuestro vino preferido! Cuando buscamos refrescar nuestra magnífica copa de vino (Tio Pepe, claro), no descubrimos realmente nada nuevo…

Ya los ingleses, grandes expertos en vinos, añadían agua carbonatada y limón a su copa de Fino en sus andaduras por el sur de España, en tiempos de la reina Victoria, en lo que pudo ser el origen del famoso ‘Rebujito’.

Este sencillo cóctel, que en González Byass llamamos ‘Tiojito’, dejando así claro el vino a emplear en la sencilla combinación, es una opción pendiente de desestacionalizar, no sólo para Ferias y Romerías. Es ideal para la media tarde o para culminar un día deportivo ¡cualquiera que sea el deporte practicado o el puesto obtenido!

Si su paladar prefiere el elegante amargor de la tónica, podrá disfrutar de un ‘PepeTonic’. ¿Hay algo más cool?

La gran riqueza del Jerez nos lleva por un abanico de tipologías únicas: Finos, Olorosos, Creams, Pedro Ximénez…

Algunos de estos vinos son considerados por su estructura e intenso cuerpo como “vinos de invierno”. ¡Sin duda, son tragos que abrigan el alma! Pero, ¿han tenido la curiosidad de combinar estos vinos? ¿ y de tomarlos casi helados tras el postre?

Si han pasado alguna vez por las canchas de Polo de Sotogrande les habrán hablado de la bebida de moda: Solera Mix’, una especie de “mojito jerezano” a base de hielo picado, Solera 1847, naranja natural y una hojita de menta que da el toque definitivo de frescor .

Los Hielos de Tio Pepe tampoco son nuevos. Paz Ivison, embajadora incansable de su Jerez, los usa hace años y es sin duda la manera más purista y también divertida de refrescar nuestra copa de Tio Pepe de verano sin que el H2O, al descongelarse, agüe nuestra mejor copa de vino y merme así levemente los matices organolépticos únicos de Tio Pepe.

Es muy fácil, así que no hay excusas para seguir disfrutando de los magníficos Vinos de Jerez a la temperatura adecuada que cada cual considere, o con mil y una formulas de combinación.