Entradas

“La gastronomía marca la ‘ruta’…”, por José Argudo

Recuerdo las paradas, casi obligadas, que mi padre hacía y hace aún, en “ruta” del campo de Gibraltar a su Jerez natal. El “bocata” de lomo de Venta “Pinto”, si eligió la N-IV, o las tagarninas “esparragás” de “Pizarro” o los huevos con papas de la Venta “El Frenazo”, si el camino transcurría por la Ruta del Toro. Y es que, a pesar de las magnificas autovias de hoy, la buena cocina sigue marcando la “ruta”.

Les propongo un paseo gastronómico por la provincia de Cádiz!

Para comenzar en una mañana fría de invierno un desayuno de los que recomiendan los nutricionistas más ilustres, pan moreno de horno de leña con aceite de oliva y chacinas de la sierra. Aquí, cada cual tiene sus preferencias y son muchas las ventas que ofrecen este manjar matutino.

Nos ponemos en ruta hacia la Sierra con el firme propósito de culminar la jornada gastronómica en el mar.

El campo, a pesar del intenso frío, está espectacular, vivo y verde ofrece muchas posibilidades para acompañar el plato de hoy; la berza con todos sus avios. Un merecido reconocimiento a este potaje que reúne lo mejor de la tierra; legumbres, verduras y carne, sin olvidar los ingredientes intangibles de la sabiduría y el cariño, fundamentales en toda cocina.

La Campiña de Jerez esconde algunos lugares donde la berza alcanza “el summum” pero, afortunadamente, nuestro cocido está presente en muchos establecimientos y sobre todo en las casas que a media mañana inundan de mágico aroma los callejones de los pueblos blancos.

Para el momento dulce, les propongo llegar a Medina, 3000 años de historia, declarada Bien de Interés Cultural, su repostería es de parada obligada, tortas pardas o alfajores excepcionales. Desde lo alto de Medina, divisamos la sierra, si el día está claro, vemos a lo lejos la costa de Cádiz y pueblos hermanos como Vejer o Alcalá en los que las propuestas gastronómicas son tantas que darían para un tratado. Sin olvidar el extremo meridional, Tarifa y la bahía de Algeciras con sus influencias culinarias africanas tan singulares.

El mar nos llama y ponemos rumbo al sur para adentrarnos en Cádiz donde la gastronomía es hacedora de cultura y la tapa la reina. Pescados fritos, ostiones y erizos nos inundan el paladar de mar y ponen, junto a una copa de fino bien fría, el broche a la “ruta” que hoy, no ha marcado el mapa de carreteras, si no la cocina más auténtica.

 

José Argudo es Marketing Manager de Bodegas Tio Pepe.