Entradas

Tendencias en el vino de jerez para el 2018

¿Hacia dónde camina el Jerez? ¿Será capaz Jerez de apuntarse al carro de la digitalización? ¿Sigue viva la llama de la Sherry Revolution?.

Se acerca el final de año y toca recapitular y comentar lo que vendrá con el 2018.
El optimismo es siempre una ventaja y debemos lanzar un primer grito al viento ¡ Viva la #SherryRevolution !… el resurgir del vino de Jerez continua su marcha por todo el mundo. Hemos visto por vez primera desde hace años datos positivos en las estadísticas de venta y eso debe alentarnos a todos. Jerez es ahora un atractivo para nuevos proyectos bodegueros que traen consigo la aparición de nuevas marcas, la recuperación de otras, el acicalado de cascos bodegueros, fachadas y calles que pronto olerán de nuevo a vino, Jerez está de moda, ¡es nuestro momento!.

A pesar de que los datos de consumo se mueven lentamente, hemos cambiado la tendencia en España y crece el consumo interno, dato que incluye a Jerez donde vemos que el consumo comienza a desestacionalizarse gracias en parte a un creciente interés por la autenticidad y la calidad. El pan, las verduras y frutas que tienen sabor, la cocina de fuego lento, lo auténtico gana la partida a la rapidez y la perfección.
Este mundo acelerado es la antítesis de Jerez donde el tiempo es el aliado perfecto en la Bodega y donde casi todo está pensado para el largo plazo.
Pero las tendencias y las modas cambian y esa inquietud, esas ganas de innovar, a veces solo mirando al pasado, están haciendo que también haya hoy un Jerez casi efímero por su juventud y frescura que reivindica vinificaciones de estilo tradicional, tratando de que la tierra y la viña estén más presentes, haciendo que las nobles varietales que ya se extinguieron, regresen.

2018, debe traer proyectos nuevos basados en esas ganas por redescubrir Jerez y su campiña, pero también Cádiz con el resto de opciones vinícolas que sumarán autenticidad y grandeza ya que son innovaciones basadas en la historia y el suelo. Ese suelo al que la tendencia también “mima” más que nunca. La conciencia sostenible llega para quedarse también en Jerez, investigación al servicio de la naturaleza, árboles que repueblan la campiña y la dotan de vida y de sombra más que necesaria en los largos estíos que vivimos.
La gastronomía seguirá siendo la gran aliada para que nuestros vinos se sienten en los mejores restaurantes, copen las barras más modernas y, por supuesto, sigan en tabernas, tascas y tabancos, alegrando tertulias y engrandeciendo un plato de buen “potaje” o la “espuma de erizo de mar “más sabrosa. Grandes proyectos llegan a Jerez, jóvenes chefs se consolidad y todos abanderan a Jerez y sus grandes posibilidades en este bonito mundo de las armonías. “Flor” que se come, vinos sin encabezar, sacas especiales, selecciones en Bodega, todo vale para hacer vivir al comensal experiencias únicas e irrepetibles.
Si algo prevalece e incluso se refuerza en esta era digital que vivimos es la búsqueda de experiencias y de sensaciones que todos buscamos cuando consumimos algo, sea lo que sea; conducimos, viajamos, comemos y por supuesto bebemos.
En esto de las experiencias Dios fue generoso con este punto del planeta y nos ha dado un “cajón” de ellas. Experiencias que ofrece la provincia de Cádiz que nos deben servir de acicate para hacerlo cada día mejor, para cuidar al máximo las fuentes de estas experiencias, para no dejarnos llevar y seguir siendo auténticos y leales en todo.
Lo mejor es que en todas y cada una de estas experiencias los vinos de Jerez nos acompañan, su historia y su versatilidad hacen que todo concluya en Jerez. Hay además sitio para todos, estas experiencias son el mejor camino para que Jerez siga ganando embajadores por doquier.
Este “story telling“ de lujo y casi inagotable, nos une además al fenómeno de la digitalización y supone la manera más eficaz de alcanzar el ansiado “engagement“ y la posterior “viralización” que nos hará conquistar las Redes Sociales y por tanto el mundo.

En lo puramente enológico, el año entrante nos debe traer novedades de sumo interés. Ahora que han desaparecido algunos “corsés” y que el mercado cambia con mayor agilidad, Jerez debe estar a la moda. Ahora que nos encontramos en la era digital y que la comunicación es bidireccional tenemos la oportunidad de dialogar con miles y miles de personas que están detrás de un smart phone, el Jerez debe escuchar para alinearse, por supuesto defendiendo su esencia, con las tendencias. Vinos más ligeros de alcohol, también vinos con más carácter e incluso con aporte de botánicos llegarán para facilitar el paladar de los más jóvenes que han de acercarse a Jerez con descaro y tiento, pero sin miedo.

La viña, el “terroir” y los famosos pagos tendrá también mucho que decir. El origen importa y mucho y genera mágicas diferencias que hacen más rico a Jerez.
Jóvenes enólogos siguen aflorando con esfuerzo, proyectos que poco a poco son realidades en las que vemos espumosos, vermús, etc. Vinos y licores que con las dotes exigidas de calidad y autenticidad, seguro que encontrar su mercado ayudados por este resurgir del Jerez que este año se consolidará un poco más en las cuentas de resultados de las Bodegas del marco.

El sol seguirá saliendo en 2018 con grandes expectativas para el vino en general y para el Jerez en particular. No faltan iniciativas de todo tipo, enoturisticas, gastronómicas, enológicas y sobre todo no faltan las personas que harán todo esto posible con la ayuda de Dios y la madre naturaleza.
Feliz y próspero 2018

José Argudo López de Carrizosa, Global Marketing Manager Tío Pepe

@argudoj

 

Vinoble 2016

Las jacarandas de la Alameda Vieja de Jerez han perdido ya casi la totalidad de sus llamativas flores azulonas que, como siempre, han decorado el marco incomparable del Salón Vinoble, que ya echó el cierre de su décima edición.

Al margen de los resultados del salón y de las evidentes mejoras que precisa para su consolidación y para el afianzamiento de la gran marca que aún hoy es Vinoble, traslado unas reflexiones sobre el Jerez y lo que desde González Byass hemos llamado la #SherryRevolution.

No sé si habrán sido todos o alguno se habrá despistado, pero la gran marea que mueve hoy el mundo del Jerez se ha dejado ver por el patio de San Fernando, la Mezquita o el Molino, en ese ir y venir de copas, notas de cata y botellas.

Jerez ha sido el gran protagonista, es uno de los invitados del trio mágico de generosos, licorosos y dulces naturales, y casi está obligado a lucir como el que más. Las bodegas han volcado sus esfuerzos para mostrar novedades o regodearse en sus glorias más consideradas.

Pero Jerez también ha triunfado en la expectación de las sesiones de catas que se colapsaban de entusiastas ávidos de seguir aupando a Jerez a la cumbre vinícola. Importantes cuestiones a debate que da la sensación que son la punta de lanza de “algo grande “. Sin duda todos los vientos nos llegan por la popa, y es el momento de aprovecharlos, es el Momento de Jerez.

La tierra ha reivindicado de manera efusiva su espacio en la presente edición. Enólogos jóvenes que comienzan a construir grandes vinos desde el campo, nuevas o recuperadas varietales que buscan su sitio, misterios que continúan sin desvelarse, y siempre, y a la postre, el gran legado de estos Vinos que son Joyas.

La Alta Gastronomía, en este caso de la provincia, ha puesto también su imprescindible grano de arena como el máximo valedor de nuestros vinos. En sus manos dejan los enólogos, convertidos en toreros , sus trabajos “en suerte”. Ellos tienen que lucirlos junto a las inmejorables materias primas que nos brinda “la Gran Despensa del Sur que es Cádiz “.

Pero no sólo en los Jardines del Alcazar, también en  la ciudad se ha respirado Vinoble durante la hora del almuerzo, y cómo no, la Restauración Jerezana ha estado más que a la altura, ofreciendo a los visitantes, muchos de ellos acreditación al cuello, lo mejor de cada casa.

A destacar la Cata de Clausura que, si bien no estuvo anunciada por ser cuasi una sorpresa, puso a Jerez de nuevo en su sitio, como uno de los  Grandes Vinos del Mundo, algo obvio pero que conviene recordar, máxime en citas como esta.

En resumen, dos años de trabajo y de esfuerzo compartido, para que la próxima edición Jerez vuelva a ser el Rey indiscutible desde la cumbre.

 

Por José Argudo

Marketing Manager de González Byass

 

Un copa de Jerez por Cervantes y Shakespeare

“Si mil hijos tuviera, el primer principio humano que les enseñaría sería, abjurar de toda bebida insípida y dedicarse al vino de Jerez”.

William Shakespeare

¡Me cuesta pensar lo que costaría hoy que una “celebrity” del calado histórico del gran dramaturgo y poeta inglés pronunciara esta maravillosa y rotunda afirmación!

Pero, es que no sólo contribuyó a la expansión del vino de Jerez el también actor inglés; Don Miguel de Cervantes Saavedra, máximo exponente de la Literatura Española, y autor de la Obra Universal “Don Quijote de La Mancha”, también se refiere a los vinos generosos en su libro “Los Trabajos de Persiles y Segismunda”:

“Fueronse con esto al hospedaje; volvieron a colmarse las mesas de manjares; llenaronse de regocijo los pechos, porque se llenaron las tazas de generosos vinos: que, cuando se trasiegan por la mar de un cabo a otro, se mejoran de manera, que no hay nectar que se les iguale“.

En concreto alude a los intrépidos Vinos de “Ida y Vuelta”, que en Jerez eran las botas que, prodigiosamente estivadas en los navíos que fondeaban en la Bahía de Cádiz, viajaban a tierras lejanas en largas travesías. La mar, las condiciones climáticas y el incesante vaivén mejoraban estos Vinos hasta convertirlos en Joyas Enológicas que multiplicaban su precio en el mercado a su regreso.

En los Archivos Históricos de González Byass se conservan Inventarios de 1838 con apuntes de “Vinos en Viaje de Ida y Vuelta”.

Una vez más, el hilo de la Historia y en este caso de la Literatura con mayúsculas, nos conduce a Jerez, al Vino que hace Historia, que tiene Alma y que hoy levanta la copa para conmemorar el Cuatrocientos Aniversario de la Muerte de Cervantes y Shakespeare. ¡Va por ellos!

 

José Argudo

Marketing Manager de González Byass